Blog Archive

Hiroshima

Más allá de todos los discursos políticos de todas las idiosincrasias posibles. Más allá de la violencia y de su justificación o su azar determinante. Más allá de las palabras o a pesar de ellas. Sentimos, sufrimos, gozamos, nos indignamos, actuamos o guardamos silencio y escribimos. Narramos historias o dejamos que nos las narren. Escribimos o pensamos a través de una lengua en mutación perpetua y creamos el mundo y nos dejamos crear, a través de las ficciones que se vuelven realidad o viceversa. Y así estamos y vamos por más. Sucesivamente.

Micky, el narrador de esta historia, es un tatuador que, en lugar de escuchar Heavy Metal, prefiere poner John Coltrane o Charles Mingus mientras trabaja. Los punks lo respetan por eso, pero Micky no lo hace para que lo respeten, sino porque lo relaja. Tiene un local propio, que administra con la ayuda de su amigo Jaime.

El mejor amigo de Micky se llama Luciano, aunque le dicen La Rosa. Es un personaje bastante esquivo, aunque se lo suele ver en casa de Franky, donde también vive el Mosca. Todos respetan al Guardián, que en realidad se llama Claudio y es el hermano de Micky.

La noticia que se ha difundido en la radio y el periódico sobre actos de violencia perpetrados por soldados Británicos en un bar argentino en las Islas Canarias, hace ruido. La Rosa piensa que los militares le pegaron a los civiles porque el bar era argentino.

Antes de dedicarse al oficio, Micky pensaba estudiar filosofía. Su hermano lo persuadió de que mejor estudiara Bellas Artes, pensando que luego podría dedicarse a hacer tatuajes. Micky siempre fue bueno dibujando, así que acepta su sugerencia y al poco tiempo abre un local de tatuajes en la Bond Street.

A Mariana, su novia, la conoció en el local, como clienta. Por entonces se tatuó una estrella de cinco puntas en el cuello. Vestía de negro y leía a Nietzsche.

Micky recibe la visita del Cuervo en su local, quien le cuenta que La Rosa lo convenció a él y a un grupo de amigos en común para ir a un local Irlandés a perpetrar actos vandálicos. Quizás como una reacción ante la noticia de la que han estado hablando, sobre los militares británicos que se volvieron contra los civiles, en un bar argentino.

Progresivamente, van sucediéndose otros actos similares y la noticia llega a la televisión. Micky intenta conversar con La Rosa, pero no consigue dar con su paradero. Mariana no quiere que Micky se vea involucrado en ningún problema por culpa de sus amigos. Le aconseja que deje de frecuentarlos.

El asunto de las peleas en los bares se vuelve cada vez más serio. Micky habla con el Cuervo, quien confiesa que, del grupo de amigos en común, ya nadie sigue a La Rosa, quien se ha juntado con otras personas, más temerarias, más salvajes. El Cuervo, no obstante, no sabe mucho. El que sabe es Ricky, un tipo que ha estado preso. Luego, Micky visita a Ricky, quien le dice que atrás del asunto de los bares hay involucrados intereses políticos y le aconseja no meterse.

Pasa algún tiempo. Un día, La Rosa se deja caer en el local de tatuajes. Van a tomar algo. Conversan. La problemática sobrentendida refiere a la utilidad de la violencia con fines altruistas. El asunto es complejo. No discuten, pero tampoco están de acuerdo. Quedan en volver a verse dentro de unos pocos días, en un bar específico, en el centro.

Ese día llega y estalla la violencia en el bar. Micky acaba en el hospital. Le tienen que coser dos puntos en la ceja. Mariana entiende que La Rosa se ha convertido en una mala influencia. Sostiene que Micky confunde los límites de lo que implica la amistad.

Samuel, un guardavidas brasileño cliente del local, le habla a Micky sobre las posibilidades económicas de su trabajo en Brasil. Micky le dará varias vueltas a la idea en su cabeza.

Micky coincide con La Rosa en el gimnasio (un escenario común a todos los personajes, el epicentro fantasma de esta historia). La Rosa insiste en boxear con él. Micky piensa que tal vez La Rosa le guarda rencor por no haberlo secundado en su batalla personal contra los ingleses.

Micky se apunta para hacer un curso de guardavidas. Realiza prácticas de salvataje en la costa. Mariana, militante feminista, viaja a un encuentro en Tucumán. A su regreso, se junta con Micky quien le dice que ha tomado la decisión de ir a probar suerte a Brasil.

La vida en Brasil no se corresponde en nada con lo que había imaginado. Brasil resulta ser un país melancólico, de una tristeza infinita. Pasa algún tiempo y Micky regresa a Bs. As. Nadie sabe qué ha sido de La Rosa. Mariana terminó su carrera y está trabajando en un hospital. Especulan sobre la posibilidad de irse a vivir juntos.

No hay fuegos de artificio al final. Ni giros inesperados, ni grandes revelaciones. Se trata, a fin de cuentas, de un libro de aprendizaje. Personajes que van de un lugar a otro y que, en ese tránsito, se transforman. Ir y volver. Un asunto básico en el que, no obstante, permanece cifrado el meollo de casi toda la literatura, tal como la conocemos.

Sucede que, a fin de cuentas, ir y volver es lo que todos hacemos. Transitar por esta vida con destino incierto.
Labels: Hiroshima

Thanks for reading Hiroshima. Please share...!

0 Komentar untuk "Hiroshima"

Back To Top